En Podemos también se aplica el 155

En Podemos también se aplica el 155
The following two tabs change content below.
Daniel Rodríguez Asensio
Nacido en Valladolid, en 1988 Licenciado en Economía por la Universidad de Valladolid y Máster en Mercados Financieros Internacionales por la UNED. Actualmente consultor estratégico. Autor del blog www.economistadecabecera.es. Colaborador del Club de los Viernes
Daniel Rodríguez Asensio

Últimas entradas de Daniel Rodríguez Asensio (ver todo)

Hipocresía, totalitarismo y fragmentación. Eso es lo que espera a todo el que se acerque a Podemos. La decisión de tomar el control sobre Podem Catalunya es el equivalente a la aplicación del artículo 155 pero en escala acorde a la magnitud del partido morado. Mientras critican al Gobierno central por asumir las riendas de la situación en Cataluña y restaurar la ley y el orden constitucional, ellos barren su casa con la misma escoba.

Esto tiene un nombre: hipocresía. Y no es la primera vez que caen en su propia trampa. La similitud es clara: Un agente interno decide revelarse contra el sistema y establecer una legalidad paralela, acorde con su forma de pensar. Para contrarrestarlo, el principal responsable del sistema acude a una norma suprema, que le permite asumir el control sobre el rebelde, tomando medidas que permitan restablecer la situación de normalidad. En el caso español ha sido Cataluña y en Podemos Podem Catalunya, apoyados por los anticapitalistas. El resultado, paralelo: Cataluña está siendo controlada por el Gobierno Central, previo cese de sus responsables políticos; y Podem Catalunya por el partido liderado por Pablo Iglesias.

A partir de aquí, el manual del totalitarismo se cumple a rajatabla en la formación morada: Acuden al pueblo para justificar los movimientos que la cúpula ya tienen previstos de antemano y crear un argumentario que no es más que un castillo de naipes a la orilla del mar. La pluralidad y la democracia son solamente excusas para llevar a cabo las ideas del líder supremo, que solamente busca una base adoctrinada cada vez mayor sobre la que ejercer un poder creciente que acaba en tiranía.

Los incrédulos, que pregunten a Carolina Bescansa. También cesada hace unos días por exponer que Podemos debe proponer para el conjunto del país y no para una minoría que cambia en función de los intereses de Pablo Iglesias. De la foto de Vistalegre I y el espíritu del 15M en la organización morada solamente queda él. El líder supremo que mueve las fichas a su antojo y construye estatutos de partido que le permiten aglutinar un poder cada vez mayor y acallar a las voces disonantes.

Imagínense a esta gente en el Gobierno. Aún no han acariciado tan siquiera el poder y ya tenemos ejemplos de fraude –recordemos los episodios de Errejón y Monedero,

respectivamente –falta de sentido de Estado y episodios totalitaristas. La lista es conocida por todos. Ahora, imagínense que esta gente llega, de forma efectiva, al poder. ¿Qué nos espera? Probablemente, lo más cercano a una dictadura que exista en Europa.

Se hace imperioso reducir estos focos a la mínima expresión cuanto antes. Parece obvio, a la vista de sus movimientos, que Pablo Iglesias ha visto rédito en Cataluña y está poniendo toda la carne en el asador de cara a las elecciones del 21 de Diciembre. Sin duda, lo más positivo de las últimas semanas ha sido la extirpación de caretas por parte de las formaciones políticas. Probablemente de esta crisis institucional –y social –en Cataluña surja una polarización del voto entre constitucionalistas e independentistas, y Podemos se ha quedado entre medias de todo. Ojalá sea el pistoletazo de salida para un partido que lo único que ha hecho es recoger el descontento de una minoría social, envolverlo en forma de formación política e impulsar cualquier acto que pueda desestabilizar al país. Todo, por gloria de su líder.

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.