Envíanos un mensaje electrónico a [email protected]

¿QUÉ MIERDA DE PAÍS ES ÉSTE?

¿QUÉ MIERDA DE PAÍS ES ÉSTE?
The following two tabs change content below.
Samuel Vázquez Álvarez

Samuel Vázquez Álvarez

Samuel Vázquez Álvarez. Cristiano y liberal. Diplomado en Criminología.
Samuel Vázquez Álvarez

Últimas entradas de Samuel Vázquez Álvarez (ver todo)

Un chaval llega de Chile huyendo de la vergüenza de ser nieto de uno de los mayores colaboradores de la dictadura de Pinochet.

Aterriza cargado de dinero de la buena vida que a su familia le dio aquel régimen totalitario, y viene a llamarnos fachas a los que nacimos aquí.

Se lo consentimos.

Se instala buscando una vida mejor en España pero odia todo lo español, y mientras se salta todas las leyes ocupando casas que a otros nos cuesta sangre, sudor y lágrimas pagar, vive del cuento y sigue dándonos lecciones de ética y dignidad a los españoles. De vez en cuando nos llama racistas, que si eres de fuera es el paso primero para que te traten como víctima aunque seas un hijo de la gran puta con todas las letras.

Una noche de fiesta deja tetrapléjico a un guardia urbano padre de familia que acude con su compañero a una intervención de molestias vecinales por ruidos y peleas a una casa ocupada por anarquistas, comunistas, antisistema y demás basura, y que acaba dejándose casi toda su vida por una pedrada de este miserable que le obliga a seguir adelante con ayuda de los suyos en estado vegetativo.

Paga sólo cinco años de cárcel por arruinarle la vida a toda una familia para siempre y sale como un héroe.

Después de tal hazaña, participa en un documental donde los agresores son las víctimas, y los agredidos fascistas opresores perros del sistema.

Se inventan un caso de montaje policial y unas supuestas torturas, y acaban de plató en plató, incluidas las televisiones públicas que pagamos todos, y de gala en gala recogiendo premios.

Primeros espadas del periodismo patrio, servidores de una ideología, no de la verdad, parecidos a aquellos “periodistas de régimen”, dan cobertura al documental y todas sus mentiras sin mencionar ni siquiera una frase de la impecable sentencia judicial y sus pruebas de cargo.

La verdad molesta a quién sirve a intereses bastardos.

Todos los partidos políticos del lado izquierdo del arco parlamentario se solidarizan con el delincuente, lo homenajean y lo pasean bajo palio como también hicieran con Alfon o Bódalo.

Después se traslada a Zaragoza huyendo del eco de la vergüenza de vivir en la misma ciudad que cuatro niños con un padre que no les puede ni dar un beso gracias a la azaña de este independentista contrario al libre comercio y el capitalismo que calza Nike pedidas en Amazon.

Una vez instalado a orillas del Ebro se le permite dar ponencias en universidades, universidades públicas, para que sirva de ejemplo a otros chavales a los que hay que inocular ya el veneno desde bien jóvenes.

Y viendo que este país es un chollo para el vago, para el delincuente, para el fanático, otra noche de fiesta mata a un hombre de 50 años a quien acaba pateando el cráneo en el suelo cuando éste ya está indefenso según la autopsia. Y todavía con el cuerpo caliente hay líderes políticos y medios que hablan de que fue en defensa propia.

Y yo me pregunto: ¿qué mierda de país es éste?

5 Comentarios

  1. Jota Jota Pérez 2 meses hace

    Manuel Azaña hizo bastante daño a este país, y, por lo visto, aún lo sigue haciendo; ahora en la ortografía. Hazaña es con hache.

    • admincdvesp 2 meses hace

      Gracias por avisarnos de la errata, ya está corregida. Un saludo.

  2. Francisco 2 meses hace

    España tiene unas leyes demasiado permisivas. Si no las cambiamos seguirán siendo nuestra
    ruina
    Saludos y felices Navidades a todos.

  3. Francisco 2 meses hace

    Permisivas sobretodo con la emigración descontrolada

  4. Roque
    Roque 2 meses hace

    Lo que resulta inconcebible es que a este tipo de delincuentes, de los que se tienen pruebas penales sólidas y conclusiones psiquiátricas de que en algún momento podrían suponer un peligro social, no sean expulsados de territorio español una vez cumplida su condena, para que sean las autoridades de su país de origen las que tengan que lidiar con el mismo. Creo que todo aquel que se radique en España, provenga de donde provenga, debe ser expulsado si comete delitos graves que, a la salida de prisión, permitan concluir al Juez, con las garantías necesarias, que puede generar mayores perjuicios a los derechos fundamentales de otros individuos, o al menos ponerlos en serio peligro por su posible adhesión a organizaciones criminales o grupos delictivos. Desgraciadamente, en el caso del asesinato de odio comunista antiespañol de Víctor Laínez no solo no se ha cumplido la orden de expulsión que en su día pesó sobre el asesino, sino que además, a los días de privar del derecho a la vida a otro individuo, se conoce el estrecho vínculo del susodicho con la extrema izquierda de Podemos, experta en la apología del odio tácito a los símbolos nacionales y coadyuvada por sus medios afines, que, como la Sexta, emiten imágenes de manifestaciones de españolitos de a pie que se pronuncian con su bandera ejerciendo su libertad de expresión, y los tachan de ”ultraderechistas” cuando no hacen otra cosa que portar la Enseña rojigualda constitucional de la Nación. Pero todo, a efectos la manipulación e inoculación del odio, parece valer. Aunque intoxiquen a muchas mentes.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*