Asturias, un paso más cerca de Venezuela

Asturias, un paso más cerca de Venezuela
Asturias más cerca de Venezuela
The following two tabs change content below.
Diego Barceló Larran

Diego Barceló Larran

Economista, director en Barceló y asociados, exinvestigador senior en IESE Business School (Madrid).
Diego Barceló Larran

Últimas entradas de Diego Barceló Larran (ver todo)

Los argumentos oficiales

El gobierno del Principado aprobó una modificación de la ley autonómica 11/2002 para obligar a las gasolineras ahora automáticas a tener personal “cualificado” de 6 a 22 horas.

Los argumentos oficiales son “atender a los usuarios con movilidad reducida” y evitar “problemas derivados del autoservicio, como la dificultad para obtener una factura o reclamar por errores”.

Hay quien observa este cambio con simpatía porque contribuiría a “crear empleo”.

En la práctica, este cambio significa prohibir las gasolineras sin personal.

Estaciones automáticas y estaciones con personal

Durante muchos años han coexistido las estaciones de servicio con personal y las automáticas, dando al consumidor la oportunidad de elegir lo que estimara más conveniente.

Ya no será posible.

Limitar las alternativas al consumidor es costoso en sentido estricto: con menos competencia, los precios tienden a subir.

Es inexplicable que un gobierno que dice preocuparse por el poder adquisitivo de los salarios cree al mismo tiempo las condiciones para que el mismo disminuya.

El argumento de “atender a los usuarios con movilidad reducida” es demagogia de la peor clase.

¿Es que hasta ahora esas personas no podían repostar?

¿Es que acaso no quedaban gasolineras con personal? La otra tesis, por la que se dice querer evitar “los problemas del autoservicio”, es insostenible.

Las gasolineras de servicio automáticas

Los empresarios de las gasolineras automáticas son los primeros en querer evitar cualquier inconveniente.

En caso de que no sean capaces de hacerlo, el consumidor, que no es tonto, dejará de repostar en las gasolineras automáticas.

Es incomprensible que un gobierno socialista se ocupe de problemas propios de los empresarios.

Esta modificación es un nuevo golpe a la posibilidad de empleo de los parados.

Es cierto que algunos encontrarán un empleo debido a esta nueva obligación.

Pero al mismo tiempo se perderán otros, dejando un saldo negativo.

La nueva norma

Como la nueva norma se traducirá en mayores precios de los carburantes, el consumidor asturiano tendrá menos dinero para gastar en otros bienes.

La menor demanda de esos otros bienes significará que en una multitud de sectores se crearán menos empleos de los que podrían haberse creado.

La única diferencia es que los nuevos empleos en las gasolineras serán visibles y los que dejarán de crearse serán invisibles, alimentando la ilusión de que la nueva ley es “creadora de empleo”.

Si añadimos que esta regulación es una muestra más del poco interés que existe en el gobierno asturiano por atraer a nuestra región inversión productiva, no hay dudas de que el impacto neto sobre la creación de empleo será negativo.

Con este cambio normativo la economía asturiana estará un poco más reprimida.

Una economía menos libre y más cerca de Venezuela

Así, se acercará un poco más a las economías menos libres (y menos prósperas, como Cuba y Venezuela) y se alejará otro poco de las más libres (y más prósperas, como Suiza y Dinamarca, países en los que la mitad de las gasolineras no tienen personal).

Insistir con las mismas políticas que provocaron estancamiento, solo producirá más estancamiento.

¿Cuánto más habrá que retroceder para que se entienda?

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Suscríbete al newsletter del CdV

Si quieres estar al tanto sobre todo lo que se organiza desde las trincheras (actividades, cenas, conferencias, reuniones, etc.), no dudes en suscribirte a nuestro newsletter.

Email
Nombre
Apellidos
¿En qué puedo colaborar con el Club?
Teléfono
Secure and Spam free...