Austeridad y mentiras, la palabra de moda

Austeridad y mentiras, la palabra de moda
Austeridad y mentiras
The following two tabs change content below.
David Muñoz

David Muñoz

DAVID MUÑOZ LAGAREJOS (Madrid, 1993)Estudiante deLGrado en Ciencias Políticas y Gestión Pública en la Universidad Rey Juan Carlos.
David Muñoz

Últimas entradas de David Muñoz (ver todo)

Una palabra está de moda

Hay una palabra que está de moda desde que empezó la crisis económica actual.

Algunos no se cansan de repetirla, como si por decir algo muchas veces se convirtiera ipso facto en realidad.

Me refiero, como no puede ser de otra manera, a la austeridad.

El fundamento principal de cualquier sistema económico debería ser no gastar más de lo que se ingresa.

Pero hemos llegado a un punto en el que eso no vale, parece que si no te endeudas lo estás haciendo mal.

El fantasma de la deuda

De hecho, muchos políticos prefieren gastar por encima de lo ingresado pensando que la deuda es un fantasma que con el paso de los años se va; incluso hemos podido ver últimamente a algunas agrupaciones políticas renegar de la deuda pública pero a su vez proponer políticas de gasto que conllevarían sin remedio a una deuda cada vez mayor.

Pues bien, en estos últimos años algunos sectores de la sociedad, y algunos partidos políticos, se han llenado la boca diciendo que España sufre una gran austeridad, que el gobierno de Rajoy ha impulsado el famoso austericidio (no deben saber que austericidio significa precisamente lo contrario de lo que ellos piensan, pues el sufijo -cidio significar acabar con y de lo que se quejan algunos, precisamente no es de que se haya acabado con la austeridad, sino todo lo contrario).

¿Hay austeridad en España?

El gasto público ha crecido sobremanera en la última década.

Las Administraciones (Estado, CCAA, Entes Locales y Seguridad Social) gastaron un total de 461.474 millones de euros en 2014 (43,6% del PIB) frente a los 420.680 millones (38,9%) de 2007.

El gasto corriente, en donde se incluyen las principales prestaciones y servicios públicos, apenas ha caído en 5.000 millones de euros desde 2011, pero ha aumentado ligeramente si se toma como referencia su peso en el PIB: ha pasado de representar el 40,6% del PIB en 2011 al 40,8% en 2014.

Pero lo más relevante es que se ha disparado casi 75.000 millones de euros durante la crisis, pasando del 33,1% del PIB en 2007 al 40,8% actual.

En cuanto a la recaudación, desde 2007 se ha producido una bajada de 40.000 millones de euros, a pesar de las constantes e históricas subidas de impuestos aplicadas por PSOE y PP en los últimos años.

Así que, a día de hoy, el Estado gasta un 15% más de lo que ingresa por vía fiscal. 

Hasta aquí podemos decir que la austeridad brilla por su ausencia.

Ni ha habido reducción del gasto público, ni se gasta menos de lo ingresado.

El descuadre de las cuentas es tal que a nadie en su sano juicio se le ocurriría hablar de austeridad.

Pues sí, los hay que hablan de políticas de austeridad.

Pero si por algo se caracteriza un Gobierno que practicase unas políticas económicas austeras, es por la ausencia de déficit, y por tanto, de deuda.

Si gastas menos de lo que ingresas, tendrás superávit y no se tendrá la necesidad de pedir prestado a otros.

Todo lo contrario de lo que ocurre en España.

El déficit público

El déficit público rondó los 62.000 millones de euros en 2014, equivalente al 5,8% del PIB.

Por su parte, la deuda pública alcanza límites vergonzosos, tras crecer más de 600.000 millones de euros desde 2007, pasando del 35,5% del PIB al 97,7% en 2014.

En España no hay austeridad, ni la habrá mientras políticas socialistas -aumento de impuestos, políticas de gasto expansivo, creer que la deuda es un fantasma, etc.- sigan aplicándose.

Mientras que no se reduzca de verdad el gasto público, no se bajen los impuestos y no se siga el principio básico de la economía de no gastar más de lo que se ingresa, no se podrá hablar de austeridad.

Y sí, yo quiero austeridad, pero una austeridad real, no solo de palabra como hacen algunos.

Comunidades Autónomas: tampoco hay austeridad

Las CCAA gastaron un total de 163.344 millones de euros en 2014, lo que supone 1.102 millones más que el año anterior (+0,7%).

Esto supone que el déficit regional ascendiera a 17.529 millones de euros, lo que supone 1.597 millones más que en 2013 (+10%).

El aumento del gasto se debe a que ocho Comunidades Autónomas gastaron más que el ejercicio anterior.

Entre esas regiones, Cataluña encabeza el ranking con 941 millones de euros de gasto extra.

El resto de autonomías que incrementaron gastos fueron, por este orden, Madrid (+575 millones de euros), País Vasco (+308), Comunidad Valenciana (+251), Extremadura (+100), Baleares (+79), Asturias (+39) y Canarias (+25).

Por si esto fuera poco para hacer ver que tampoco existe austeridad en las administraciones autonómicas, se prevé que en 2015 todas las CCAA aumenten el gasto, al tratarse de año electoral.

¿Existe austeridad en las CCAA? Ni mucho menos.

Al igual que pasa con la administración central, se gasta más de lo que se ingresa y se aumenta, año tras año, el gasto.

Así no hay manera de encontrar la luz en una crisis.

Por lo tanto, los que dicen -encima en tono de insulto, como si fuera algo diabólico- que en España hay austeridad, mienten.

A propósito o por ignorancia, mienten.

Como he dicho antes, no se puede hablar de austeridad mientras se aumenta el gasto y se sigue gastando más de lo ingresado.

La austeridad no es mala

Por cierto, la austeridad no es mala, en contra de lo que muchos políticos y actores sociales quieren hacer creer, puesto que ella es la mejor forma de que haya bienestar y crecimiento económico.

¿Qué se debe hacer? Vivir con lo que uno tiene, tanto a nivel microeconómico (familias y empresas) como macroeconómico (Estado); no cabalgar sobre la deuda, que es lo que han venido haciendo muchos Estados, pensando que la deuda es un fantasma o un sueño que nunca se hace realidad.

Menos deudas y más ahorro

Las administraciones públicas deben aprender a vivir con lo que recaudan, igual que una familia vive con lo que ingresa a través de sus salarios.

Esa es la única manera de poder superar una crisis económica a largo plazo: sin deudas -o las menos posibles- y ahorrando.

Pero claro, con el Consenso socialdemócrata que padecemos -algo parecido a el Estado es Dios del padre de la socialdemocracia Ferdinand Lasalle-, pedir que el Estado no se endeude y baje impuestos para que se pueda ahorrar es como pedir peras al olmo: algo imposible.

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Suscríbete al newsletter del CdV

Si quieres estar al tanto sobre todo lo que se organiza desde las trincheras (actividades, cenas, conferencias, reuniones, etc.), no dudes en suscribirte a nuestro newsletter.

Email
Nombre
Apellidos
¿En qué puedo colaborar con el Club?
Teléfono
Secure and Spam free...