¡Cuidado! Que viene el Área Metropolitana

¡Cuidado! Que viene el Área Metropolitana
The following two tabs change content below.
Javier Jové

Javier Jové

JAVIER JOVÉ SANDOVAL (Valladolid, 1971) Licenciado en Derecho, Máster en Asesoría Jurídica de Empresas por el Instituto de Empresa y PDG por la Universidad Oberta de Cataluña, desde el año 2.000 desarrolla su carrera profesional en el sector socio sanitario. Es Socio Fundador del Club de los Viernes y miembro de la Junta Directiva del Círculo de Empresarios, Directivos y Profesionales de Asturias. Actualmente escribe en El Comercio y colabora habitualmente en Onda Cero Asturias y Gestiona Radio Asturias.
Javier Jové

Últimas entradas de Javier Jové (ver todo)

Javier Jové Sandoval

Abogado

A Javier Fernández le ha dado por sacar recientemente del baúl de los recuerdos el proyecto de Área Metropolitana Central de Asturias. Un proyecto lleno de palabras bonitas y expresiones cursis que están tan en boga hoy en día en los ambientes “progres” y “culturetas” que sirven para justificar políticas liberticidas. Yo creo que, de entre esas frases alambicadas de esa jerga del consenso, la que se lleva la palma es la que dice que hay que “emancipar al medio rural de su subordinación a las exigencias de las áreas urbanas”.

Detrás de esa verborrea vacía y aparentemente inofensiva y embaucadora se esconde una seria amenaza para los asturianos, especialmente para los del medio rural. Detrás de esas biensonantes intenciones, de ese lograr un entorno agradable y vivible, de hacer más humanas las ciudades, de velar por nuestra salud y nuestra felicidad, se esconde un nuevo proyecto de dominación y limitación de nuestro derecho de propiedad y de la libertad de residencia para acomodarlo a los gustos personales de una élite de burócratas planificadores. Una planificación que nos trae a la memoria los tiempos pretéritos de las barriadas que llenaron las Cuencas asturianas o las colonias en los Campos de Castilla durante el franquismo.

Estos teóricos, expertos y estudiosos han dado con la clave de tu felicidad. Saben lo que te conviene, lo que es bueno para ti. Así que han llegado a la conclusión de las áreas residenciales, los chalets y las casas de campo no son saludables, que no te convienen y que además degradan el medio rural. Que ahora lo que se lleva –te guste o no- son las áreas urbanas densas y para ello hay que “constreñir el urbanismo de la zona metropolitana hacia el interior de las urbes, compactándolas”.

La clarividencia de estos “expertos” planificadores les lleva a realizar afirmaciones tales como que hay suficiente “suelo para los próximos 14 años”, por lo que no admitirán recalificaciones hasta 2030, en lo que es una expropiación encubierta del derecho de propiedad al limitar los aprovechamientos del suelo a sus legítimos propietarios y un freno a la actividad empresarial. También estos señores han decidido hacer reservas de suelo industrial y prohibir la instalación de nuevas grandes superficies. Dicen que hay muchas, aunque también es cierto que hay muchos bares y peluquerías, si bien de momento no les ha dado por prohibir nuevas aperturas de este tipo de establecimientos. Pero nada les impide que puedan en el futuro decidirlo de cualesquiera actividades que ellos -en su superior inteligencia- tengan a bien.

Detrás de estas ansias prohibicionistas y soberbia planificadoras emerge la tenebrosa sombra de un nuevo organismo público, un nuevo consorcio en cuyo Consejo de Administración y órganos asesores -mucho nos tememos que- acabarán colocados los mismos “expertos” autores del proyecto de Área Metropolitana recientemente presentado. Este Consorcio, que se articula como una Diputación Provincial para el área central de Asturias, se superpone a los concejos y se ubica por debajo del Principado, creando un nuevo organismo de base territorial que viene a multiplicar la ya numerosa y costosa estructura público administrativa de una región que, recordamos, consiste en una sola provincia.

Ese Consorcio tendrá potestades –podríamos decir que cuasi súper poderes- en urbanismo y ordenación del territorio, medio ambiente, transporte y movilidad metropolitana, áreas productivas, áreas residenciales y vivienda, turismo y cultura y equipamientos y servicios. Es decir, decidirá dónde y qué se puede construir o mejor dicho, prohibirá dónde, cómo y qué no se puede construir, residir o ejercer una actividad económica.

Frente a este nuevo organismo planificador y prohibidor, los alcaldes de los concejos afectados tan sólo son capaces de oponer argumentos pobres e inconsistentes. Su queja unánime es que el proyecto está redactado “de espaldas a los ayuntamientos” o que “resta autonomía a los concejos”. Es decir, es la típica pelea de gallos entre políticos para ver quién es el que reparte las chuches, quien manda en su cortijo. Sin embargo, esos alcaldes que tanto se quejan y que apelan a su autonomía, olvidan que la razón esencial por la que es preciso parar el proyecto de Área Metropolitana efectivamente es la autonomía, pero no la de los concejos, sino la de las personas para decidir libremente dónde quieren vivir, qué tipo de vivienda habitar, qué medio de transporte utilizar o dónde ubicar su negocio o empresa. Por lo tanto, lo que está en juego no es la autonomía de los concejos, sino la libertad de las personas.

2 Comentarios

  1. Jordi Báez 1 año hace

    No puedo dejar de sonreír con el artículo. Mis añorados astures con una réplica de la AMB famosa de Barcelona, artefacto planificador-colocador-de-coleguitas de socialistas, republicanos y ecopijos en los 80-90, y a los que tanto se enfrentó, con poco éxito el hoy denostado Pujol. Socialismo en estado puro. Miseria para la ciudadanía.

  2. Alfonso Ventura
    Alfonso Ventura 1 año hace

    Efectivamente Sr. Jové, volveremos al desarrollismo planificado de los años 60, ese de bloques de apartamentos hiperracionalistas y monótonos por los que no apetece pasear, cuyos únicos comercios son las fruterías, en los que ya nadie quiere vivir y que actualmente no son más que guetos.

    No hemos aprendido nada de la burbuja inmobiliaria y la firma de un político vale mucho para autorizar un proyecto. Otra vez a pasar por caja y pelotazo a expensas de los legítimos propietarios.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Suscríbete al newsletter del CdV

Si quieres estar al tanto sobre todo lo que se organiza desde las trincheras (actividades, cenas, conferencias, reuniones, etc.), no dudes en suscribirte a nuestro newsletter.

Email
Nombre
Apellidos
¿En qué puedo colaborar con el Club?
Teléfono
Secure and Spam free...