Envíanos un mensaje electrónico a administracion@elclubdelosviernes.org

El Defecto del Liberal, más liberalismo

El Defecto del Liberal, más liberalismo
The following two tabs change content below.
Francisco Rubio-Valera Castillo

Francisco Rubio-Valera Castillo

Filólogo, profesor de inglés y escritor.
Francisco Rubio-Valera Castillo

Últimas entradas de Francisco Rubio-Valera Castillo (ver todo)

Más liberalismo

Pedro Schwartz dijo, en un acto de la Sociedad Monte Pelerin, que “los liberales no son partidarios del capitalismo salvaje, pero tampoco del Estado salvaje” y añadía “el mercado es por donde transcurren los deseos del individuo”.

Tremendo.

El español presidente de la cuna del liberalismo dejó claros, en apenas dos frases, los principios de la ideología que más se acerca a dejar al individuo en paz.

¿ En qué consiste el liberalismo ?

El liberalismo consiste en, básicamente, quitarle el mínimo dinero al ciudadano.

Esto se traduce en un mayor poder individual (vid. Quevedo), lo que, a su vez, se materializa en las cuasi infinitas decisiones que conforman la libertad real.

Todos quisiéramos tener esto, ¿verdad?

Parece lo mejor, lo más sensato.

Pues no.

Votos en contra de más liberalismo

Muchos de esos ciudadanos que pueden votar por el mero hecho de haber sobrevivido hasta los 18 años quieren todo lo contrario.

¿Jóvenes que quieren que se les controle más? Así es.

Las ideas de la a menudo extrema izquierda que tanto proliferan entre la indignada juventud mundial se basan en un intervencionismo bestial del Estado en todas las facetas de la vida de los ciudadanos.

Un cuerpo legislativo gigante se encarga de decirle qué tiene y puede hacer; como si fuera un crío.

Entonces, si los jóvenes y “jóvenas” huyen de las ataduras paternales de la auctoritas, ¿por qué defienden esas políticas tan constrictoras?

Por las ideas y la ilusión.

Las satisfacciones de más liberalismo

El liberalismo es parco y austero en lo que se refiere a ideario: usted tenga las ideas que quiera, que yo me limitaré a mantener un marco que le permita hacerlo.

A muchos esto nos encanta, pero a otros esto les deja fríos.

Quizá no tengan la imaginación suficiente como para buscar sus propias satisfacciones, quién sabe.

Lo que es seguro es que miran al Gran Hermano en busca de guía y sentido para sus vidas.

El modelo liberal no ilusiona, deja hacer.

El gobernante liberal real no enciende al populacho, calma a los individuos.

El liberalismo es “¡Hala, vuela ya!” sin proponer hacia dónde.

El defecto del líder liberal es que no es líder.

Yo vivo feliz sin un líder porque soy el mío propio, pero hay mucha gente con derecho a voto que fuera del rebaño se sienten perdidos.

3 Comentarios

  1. Ignacio Blanco
    Ignacio Blanco 1 año hace

    Gran entrada Francisco

  2. Francisco Autor
    Francisco 1 año hace

    Muchas gracias, Ignacio. Valoro tu opinión.

  3. Roberto Gonzalez Gonzalez 1 año hace

    A estas alturas, la existencia de los Estados y su poder burocrático es lo único que nos separa de que los grandes poderes corporativos sean los que hagan el papel de nuestro “Gran Hermano”, si es que no nos controlan ya desde ambos atalayas.
    Quizás esos jóvenes de lo que tienen verdaderamente miedo es de que la corrupción, las pactos a puerta cerrada entre gobiernos “liberales” y multinacionales, las exenciones fiscales a grandes empresas, los monopolios legales y los vacíos legislativos de protección de consumidores sean su verdadera cárcel. Que la creación de una empresa sea inviable porque la competencia sea infranqueable, que una corporación decida hacer de su ciudad una nueva fuente de mano de obra barata pactando sueldos con la competencia o simplemente no poder acceder a una educación universitaria en un futuro por falta de medios.
    Bajo mi punto de vista, es verdad que el fenómeno de izquierdas que ha tenido lugar estos últimos años en España ha venido acompañado, como bien dices, de jóvenes que se han visto imbuidos en las clásicas actitudes rebeldes de la juventud o simplemente solo querían hacer algo de ruido con su camiseta del CheGuevara. Otros especímenes que han surgido en esta nueva corriente son un montón de los históricos izquierdistas de pandereta que dejan fluir por su boca millones de promesas, idealismos y palabras de bondad mientras roban a mano abierta, apedrean a todo el que no piense igual y hacen gala de la más ruin hipocresía. Desgraciadamente, los mencionados anteriormente existen y son mayoritarios.
    Sin embargo, hay un gran grupo de gente que elige estas ideas porque no conoce otra alternativa mejor. Si Podemos ha tenido tanta influencia no es porque sea de izquierdas, sino porque aparecieron después de que explotará la mayor burbuja de corrupción que ha salido a la luz en España, precedida de una crisis que muchos no entendían y buscaban a culpables que no encontraban. Bajo mi punto de vista, lo que Pablo Iglesias hizo ( y para esto hay que ser objetivo, por mucho que alguien le odie no se puede obviar la realidad ) es decir alto y claro los grandes problemas que había en las cúpulas de la política y economía españolas y de las que nadie hablaba. En este hombre un montón de gente vio lo que España verdaderamente necesitaba, elocuencia, realidad y honradez. Evidentemente con el tiempo se ha visto que la corrupción esta presente en todos los “ideales” humanos y que un partido, sobretodo en España, tiene alta probabilidad de contener parásitos y ladrones.
    Me considero socioliberal, y me gusta entrar en este foro porque a veces consigo entresacar cosas interesantes que pueden ampliar mis conocimientos y ofrecerme nuevas formas de pensar. Sin embargo, bajo mi punto de vista, hay un montón de blogueros que tratan de forma demasiado simplista los hechos y recurren a tópicos y prejuicios de forma asidua.
    El gran problema de España no es la izquierda ni la derecha, sino la corrupción que hay presente en todos los ámbitos de la sociedad y que gracias a su gran influencia en la economía y en la política española crea falsas realidades, odios innecesarios y ofrece conceptos equívocos sobre lo que realmente son los ideales políticos, relacionándolos con lo mejor o lo peor con la simple experiencia que han tenido con una persona, de la que podría caber la posibilidad de que estuviera en ese saco de los “corruptos”.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*