importScripts('https://app2.salesmanago.pl/static/sm-sw.js');

El Defecto del Liberal, más liberalismo

El Defecto del Liberal, más liberalismo
The following two tabs change content below.
Francisco Rubio-Valera Castillo

Francisco Rubio-Valera Castillo

Filólogo, profesor de inglés y escritor.
Francisco Rubio-Valera Castillo

Últimas entradas de Francisco Rubio-Valera Castillo (ver todo)

Más liberalismo

Pedro Schwartz dijo, en un acto de la Sociedad Monte Pelerin, que “los liberales no son partidarios del capitalismo salvaje, pero tampoco del Estado salvaje” y añadía “el mercado es por donde transcurren los deseos del individuo”.

Tremendo.

El español presidente de la cuna del liberalismo dejó claros, en apenas dos frases, los principios de la ideología que más se acerca a dejar al individuo en paz.

¿ En qué consiste el liberalismo ?

El liberalismo consiste en, básicamente, quitarle el mínimo dinero al ciudadano.

Esto se traduce en un mayor poder individual (vid. Quevedo), lo que, a su vez, se materializa en las cuasi infinitas decisiones que conforman la libertad real.

Todos quisiéramos tener esto, ¿verdad?

Parece lo mejor, lo más sensato.

Pues no.

Votos en contra de más liberalismo

Muchos de esos ciudadanos que pueden votar por el mero hecho de haber sobrevivido hasta los 18 años quieren todo lo contrario.

¿Jóvenes que quieren que se les controle más? Así es.

Las ideas de la a menudo extrema izquierda que tanto proliferan entre la indignada juventud mundial se basan en un intervencionismo bestial del Estado en todas las facetas de la vida de los ciudadanos.

Un cuerpo legislativo gigante se encarga de decirle qué tiene y puede hacer; como si fuera un crío.

Entonces, si los jóvenes y “jóvenas” huyen de las ataduras paternales de la auctoritas, ¿por qué defienden esas políticas tan constrictoras?

Por las ideas y la ilusión.

Las satisfacciones de más liberalismo

El liberalismo es parco y austero en lo que se refiere a ideario: usted tenga las ideas que quiera, que yo me limitaré a mantener un marco que le permita hacerlo.

A muchos esto nos encanta, pero a otros esto les deja fríos.

Quizá no tengan la imaginación suficiente como para buscar sus propias satisfacciones, quién sabe.

Lo que es seguro es que miran al Gran Hermano en busca de guía y sentido para sus vidas.

El modelo liberal no ilusiona, deja hacer.

El gobernante liberal real no enciende al populacho, calma a los individuos.

El liberalismo es “¡Hala, vuela ya!” sin proponer hacia dónde.

El defecto del líder liberal es que no es líder.

Yo vivo feliz sin un líder porque soy el mío propio, pero hay mucha gente con derecho a voto que fuera del rebaño se sienten perdidos.

3 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.