Érase una vez…

Érase una vez…
The following two tabs change content below.
Agustín García Inda

Agustín García Inda

AGUSTÍN GARCÍA INDA Es licenciado en Derecho por la Universidad de Zaragoza. Ha cursado estudios de licenciatura de Economía y de asesoramiento financiero (UNED y Pompeu Fabra) y programas de especialización directiva, jurídica y en administración pública (IEAP de Maastricht, INAP y Escuela de Práctica Jurídica de Zaragoza). Ingresó por oposición en 1993 en el Cuerpo Superior de Administradores Civiles del Estado. Ha impartido o publicado numerosos artículos o conferencias sobre temas jurídicos o políticos.
Agustín García Inda

Últimas entradas de Agustín García Inda (ver todo)

Una ciudad a la que daba nombre su patrón,

el apóstol Santiago, ¡todo un honor!

Era febrero, se acercaba el carnaval,

Un buen pregonero había que encontrar.

Celebres vecinos merecían ese honor,

pero el alcalde, muy ufano, con ellos no contó.

¿Carlos, Carlitos -que se llamaba el bufón-

podrás deleitarnos con tu gracia?, el regidor preguntó.

Ya pasaba de los 50 años de edad

y su fama no traspasaba su portal,

su mayor éxito en el Instituto debió de ser,

contando un chiste de Jaimito o vete a saber.

Este será mi momento, pensó el bufón,

pero su cerebro no filtraba qué era ofensa o humor.

Ingenio también le faltaba para hacer un buen guión,

¿cómo lograr la fama?, era su obsesión

Eso pensaba Carlitos, cuando malograba su pregón.

Blasfemias y ofensas es lo único que parió,

creyéndose satírico y gracioso solo el bochorno causó,

del Apóstol y de quienes muchos sentimos como Madre se mofó.

Mientras leía su pregón, los aplausos de la plaza se evaporaban,

padres y madres boquiabiertos, a sus hijos se llevaban.

No le importaba al mequetrefe ser faltón,

¡lo que sea!, se decía, por salir en televisión.

Es buena gente a la que ofendo, nada me harán,

pensaba el muy valiente, ¡la otra mejilla pondrán!

eso parecen hacer, de carnaval en carnaval

a ofender y blasfemar que gratis me saldrá

Los ofendidos paisanos miraban al alcalde;

“solo es humor”, argumentaba sin excusarse.

Comemierdas en el pueblo llaman

al que de otro se la come, algunos pensaban,

Pues si con mi Madre se meten en Carnaval

la suya, que no tiene la culpa, la que se podría llevar.

Y por si la prosa a algún pregonero no le gusta leer,

con este verso que hoy me ha salido, se lo hago saber:

No llamen humor a lo que casusa dolor, pues nunca lo es.

Esa es la diferencia, Carlitos, entre este texto y el de VD:

Desde el dolor puede llegar el humor, pero no al revés.

1 Comentario

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.