Envíanos un mensaje electrónico a [email protected]

España, un país a medida del funcionario

España, un país a medida del funcionario
The following two tabs change content below.

Faustino Rodríguez Ortega

Últimas entradas de Faustino Rodríguez Ortega (ver todo)

Apenas llegado Rajoy al poder, el nuevo gobierno consensuó con Patronal y Sindicatos, llevar los días de fiesta inter-semanales junto a los domingos para mejorar la producción y así evitar los trastornos provocados en las empresas a las que les resulta, en muchos casos, muy problemático parar su actividad más de una vez a la semana. Salvo el primer puente que siguió al consenso referido. Todos los posteriores se han quedado donde han caído. La semana del puente de la constitución será una muestra muy grafica, en este mes de diciembre.

No pueden ni imaginar el trastorno que supone para las empresas y sus trabajadores, reestructurar el trabajo semanal de cinco días, en cuatro e incluso en tres y además para trabajar dos días por un lado y un día por otro. Es decir, los días festivos que tendría que suponer un descanso extra, solo suponen una maldición. Mientras que si ese día se pasara a un sábado o lunes, no solo sería un descanso de verdad sino que incluso, estos trabajadores, podrían desplazarse a disfrutar de unas mini-vacaciones y con ello aumentar la productividad del sector de la hostelería. Por otro lado, muy al contrario tenemos los funcionarios o trabajadores de la empresas públicas. Son los que verdaderamente disfrutan de unas mini-vacaciones pues ellos si hacen puente. Esta estrategia de los días de fiesta inter-semanales, responde a la presión de los grandes sindicatos de funcionarios que gracias al régimen laboral de sus afiliados, días de asuntos propios y toda clase de facilidades a la hora de pedir días de vacaciones, hacen de estos puentes unas mini vacaciones.

Contraponiendo la situación de estos dos colectivos queda claro quién es el perjudicado. Como siempre, los trabajadores autónomos y las Pymes que naturalmente tendrán que trabajar los días de en medio. Pero hay un mayor perjudicado y que a la larga nos perjudica a todos, la economía española, pero al parecer esta, les preocupa muy poco a nuestros dirigentes que han adaptado “el modo laboral “a la comodidad de los funcionarios. No debemos olvidar que la economía española está fuertemente intervenida por la administración pública. Unas veces porque son estas las que contratan a las empresas privadas, en gran medida, y otras muchas porque aunque no sean las contratantes si se hacen necesarias para la tramitación de los infinitos tramites a los que están sometidas la empresas privadas.la consecuencia final es la de que estas semanas con mini-vacaciones para los funcionarios, conllevan una parálisis casi total, por los motivos comentados, de la economía española.

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*