Envíanos un mensaje electrónico a [email protected]

Som 47 milions – Somos 47 millones

Som 47 milions – Somos 47 millones
The following two tabs change content below.
El Club de los Viernes

El Club de los Viernes

El Club de los Viernes - Movimiento por la defensa de las libertades civiles, el derecho de propiedad y el Estado limitado.

Som 47 milions – Somos 47 millones

Ante la pretensión del Gobierno autonómico de Cataluña de realizar un referéndum secesionista el 1 de Octubre de 2017, el CLUB DE LOS VIERNES (www.elclubdelosviernes.org), como plataforma comprometida con la defensa de los derechos civiles, manifiesta:

No existe el derecho de secesión autonómica

El supuesto derecho de autodeterminación que se pretende aplicar en Cataluña no tiene sustento legal.

Es un intento de imponer a los habitantes de una comunidad autónoma, un régimen estatal basado en los intereses políticos de una minoría.

El método empleado, el pseudo-referéndum, es irrelevante; podría optarse por elegir una asamblea constituyente, suspender el parlamento autonómico o por un golpe de estado.

Un gobierno que abandona la legalidad rompe los límites que impiden su deriva hacia el totalitarismo.

En Cataluña hay un ambiente de opresión hacia todo aquel que cuestione cualquier aspecto de la ideología Nacional-Catalanista

La deriva de una parte de la población catalana hacia postulados segregacionistas y excluyentes, basados en una visión identitaria, no se debe a una deriva social.

Responde a un largo proceso de ingeniería social.

Proceso que ha sido conscientemente desarrollado, alentado y estimulado por los sucesivos gobiernos autonómicos.

El actual desafío secesionista es solo la punta del iceberg de un problema mucho mayor: la intromisión del gobierno en la vida de los ciudadanos para lograr su transformación ideológica para satisfacer los intereses políticos de una minoría.

Eso está muy lejos de lo que se debería entender por una verdadera democracia.

Tras el hundimiento del nacionalismo catalanista en un mar de corrupción

El proceso secesionista está ahora liderado por corrientes populistas de orientación neocomunista, que ven en la secesión una oportunidad única de hacerse con el control del aparato estatal.

Los movimientos populistas, de vocación revolucionaria y totalitaria, sólo necesitan que los ciudadanos se equivoquen o adopten una posición neutral una sola vez.

Alcanzado el poder por el populismo, su apropiación de la maquinaria estatal y sus posteriores medidas de adoctrinamiento, ingeniería y control social, hacen que el proceso sea difícilmente reversible.

La Venezuela de los últimos años es un claro ejemplo de ello.

Una vez abandonado el cauce legal y conseguido el poder, es ingenuo pensar que la legalidad democrática vaya a ser reimplantada por aquellos que hacen del desprecio a la ley su modus operandi.

Desde una óptica liberal es discutible el derecho de autodeterminación de cualquier grupo humano

Pero siempre se ha de anteponer el derecho a la libertad. Derecho, este sí, indiscutible.

Todos aquellos que no comulgan con el nacional-catalanismo ven hoy sus libertades civiles gravemente restringidas, pese a tratarse de un gobierno autonómico con competencias limitadas.

Pero lo estarán mucho más si un gobierno plenipotenciario alcanza el poder mediante un procedimiento ilegal.

La secesión no es una liberación del estado, sino la creación de otra megaestructura estatal.

Nunca se vio que la solución a un problema fuese su multiplicación.

Somos 47 millones de ciudadanos españoles

47 millones de ciudadanos en quienes reside la soberanía nacional y que habitamos a lo largo y ancho de España.

No existe ninguna razón objetiva para que una parte de estos 47 millones de ciudadanos, vean conculcado sus derechos por el simple hecho de residir en una u otra región española.

El lugar de residencia no otorga derechos específicos, ni derechos diferenciales, y mucho menos derechos identitarios.

Pretender que el lugar de residencia otorgue a las personas derechos diferenciales sobre la base de una supuesta identidad como “pueblo”, es caminar hacía una ideología identitaria, supremacista y excluyente.

En vista de todo lo anterior, el CLUB DE LOS VIERNES manifiesta su absoluto rechazo a la convocatoria del pseudo-referéndum secesionista en Cataluña, por considerarlo no solo ilegal, sino atentatorio contra las libertades civiles del conjunto de ciudadanos españoles y muy especialmente contra las de aquellos que actualmente residen en la Comunidad Autónoma de Cataluña.

PD: Puedes firmar en CitizenGO-Hazte Oír nuestra petición contra este referéndum ilegal

VERSIÓ EN CATALÀ

Som 47 milions – Somos 47 millones

Davant la pretensió del Govern de la Generalitat de Catalunya de dur a terme un referèndum secessionista el proper 1 d’Octubre, el CLUB DE LOS VIERNES (www.elclubdelosviernes.org), com a plataforma compromesa en defensa dels drets civil manifesta:

No existeix el dret de secessió autonòmica

El suposat dret d’autodeterminació que es pretén aplicar a Catalunya no té suport legal.

És un intent d’imposar als habitants d’una comunitat autònoma un règim estatal basta en els interessos polítics d’una minoria.

El mètode emprat, el pseudo-referèndum és irrellevant; podria optar-se per escollir una assembla constituent, suspendre el parlament autonòmic o a través d’un cop d’estat.

Un govern que abandona la legalitat traspassa els límits que impedeixen la seva deriva cap al totalitarisme.

A Catalunya hi ha un ambient d’opressió cap a tot aquell que qüestioni qualsevol aspecte de la ideologia Nacional-Catalanista

La deriva d’una part de la població catalana cap a postulats segregacionistes i excloents basats en una visió indentitària no és deguda a una deriva social.

Respon a un llarg procés d’enginyeria social.

Procés que ha estat conscientment desenvolupat, encoratjat i estimulat per el successius governs autonòmics.

L’actual desafiament secessionista és només la punta de l’iceberg d’un problema molt més gran: la intromissió del governa la vida dels ciutadans per aconseguir la seva transformació ideològica per a satisfer els interessos polítics d’una minoria.

Això està molt lluny del que s’hauria d’entendre per una verdadera democràcia.

Des de l’enfonsament del nacionalisme catalanista en un mar de corrupció

El procés secessionista està ara liderat per corrents populistes d’orientació neocomunista que veuen en la secessió una oportunitat única de fer-se amb el control de l’aparell estatal.

Els moviments populistes de vocació revolucionària i totalitària només necessiten que els ciutadans s’equivoquin o adoptin una posició neutral una sola vegada.

Assolit el poder per el populisme, la seva apropiació de la maquinària estatal i les seves posteriors mesures d’adoctrinament, enginyeria i control social, fan que el procés sigui difícilment reversible.

La Veneçuela dels últims anys n’és un clar exemple. Una vegada abandonat el respecte a les lleis i aconseguit el poder, és ingenu pensar que la legalitat democràtica serà reimplantada per aquells que fan del menyspreu a la llei el seu modus operandi.

Des d’una òptica liberal és discutible el dret d’autodeterminació de qualsevol grup humà

Però sempre s’ha d’anteposar el dret a la llibertat. Dret, aquest sí, indiscutible.

Tots aquells que no combreguen amb el nacional-catalanisme veuen avui les seves llibertats civils greument restringides, a pesar de tractar-se d’un govern autonòmic amb competències limitades.

Però ho estaran molt més si un govern plenipotenciari assoleix el poder mitjançant un procediment il·legal.

La secessió no és una alliberació de l’estat, sinó la creació d’una altra megaestructura estatal.

Mai s’ha vist que la solució a un problema fos la seva multiplicació.

Som 47 milions de ciutadans espanyols

47 milions de ciutadans en qui recau la sobirania nacional i que habitem arreu d’Espanya.

No existeix cap raó objectiva perquè una part d’aquests 47 milions de ciutadans vegin conculcats els seu drets per el simple fet de residir en una o altra regió espanyola.

El lloc de residència no atorga drets específics, ni drets diferencials i molt menys drets identitaris.

Pretendre que el lloc de residència atorgui a les persones drets diferencials sobre la base d’una suposada identitat com a “poble” és caminar cap a una ideologia identitària supremacista i excloent.

En vista de tot l’anterior, el CLUB DE LOS VIERNES manifesta el seu absolut rebuig a la convocatòria del pseudo-referèndum secessionista a Catalunya per considerar-lo no només il·legal, sinó atemptatori contra les llibertats civils del conjunt del ciutadans espanyols i molt especialment contra les d’aquells que actualment resideixen a la Comunitat Autònoma de Catalunya.

PD: Pots signar en CitizenGO-Hazte Oír la nostra petició contra aquest referèndum il·legal

ENGLISH VERSION

We are 47 million

In the face of the Autonomous Government of Catalonia’s intention to hold a referendum on secession from Spain on October 1st, 2017, el Club de los Viernes, as a platform devoted to defending civil liberties, holds the following:

Autonomous regions do not have the right to secede

The supposed right to self-determination proposed in Catalonia has no legal basis, but is rather an attempt to subject the inhabitants of the region to a political regime driven by the interests of a small minority.

The current attempt, a pseudo-referendum, is meaningless; the same aims could be achieved through the election of a constitutional assembly, the suspension of the autonomous parliament, or a coup d’état.

A government that abandons the principle of legality faces no obstacles on the path to tyranny

The current political climate in Catalonia oppresses all those who might question any aspect of Catalonian nationalism

The movement of a segment of the Catalan population towards segregationist and exclusionist attitudes, based in identitarianism, is not representative of a shift in Catalan society at large.

It is rather the results of a long process of social engineering, conscientiously fostered, developed, and nourished by successive autonomous governments.

The latest separatist challenge is only the tip of the iceberg of a much greater problem: persistent government intrusion in the lives of Catalans, aimed at transforming political attitudes in the region to satisfy the interests of a minority.

This is far from what should be understood as a true democracy.

Catalan nationalism is sunk deep in a sea of corruption

Beneath which the separatist movement has come to be dominated by populist influences driven by neocommunist actors who see secession from Spain as their only chance to seize control of the state apparatus.

Such populist movements, fundamentally revolutionary and authoritation in nature, need only for a population to make a single mistake, or stay neutral just once, to take control.

Once in power, their takeover of the government machine and their subsequent methods of indoctrination, social engineering, and social control make it extremely difficult to reverse the damage.

One need only look to Venezuela in recent years to see an example of this. It is naive to believe that, having abandoned the course of legality to take power, those who make degradation of the law their modus operandi would ever restore real democracy.

From a liberal point of view, the right to self-determination of any group of people is debatable

But the right to liberty is indisputable.

Those who do not agree with the agenda of Catalan nationalism today see their civil liberties seriously restricted, despite the automonous government’s only having limited powers.

These violations of civil liberties would be much greater were a plenipotentiary government to take power through illegal means.

Secession is not the liberation of a state, but the creation of another governmental megastructure.

No problem is solved by multiplying it.

We are 47 million Spanish citizens

47 million citizens in whom national sovereignty resides; 47 million citizens living throughout all of Spain. There is no objective reason for any group in these 47 million to see their rights violated simply because their live a particular part of Spain.

One’s place of residence does not bestow specific rights, nor different rights, much less different right based on identity.

To claim that a particular place of residence grants different people different rights, based on a supposed identity as a specific population, approaches an identitarian ideology that is both exclusionary and supremacist.

In view of the above, el Club de los Viernes absolutely rejects the call for a separatist pseudo-referendum in Catalonia, as it is not only illegal but also an assault on the civil liberties of the whole Spanish population, and especially on those citizens who live today in the Autonomous Community of Catalonia.

PD: You can sign at CitizenGO-Hazte Oír our petition against this illegal referendum



PRESENCIA EN MEDIOS

10 Comentarios

  1. ANTONIO DE AMUSATEGUI BATALLA 3 meses hace

    Buenas tardes,
    Estoy absolutamente conforme con todo el manifiesto de el Club de Los Viernes. Lo he compartido en mi cuenta de LinkedIn (linkedin.con/in/aamusategui). Un placer poder re-contactar con el Club después de un tiempo.

  2. No al Yunque 3 meses hace

    Vais muy mal de la mano de Citizen GO, tras la que se esconde la sociedad secreta anticristiana de estilo masónico de El Yunque. Muchos que compartimos vuestra causa no vamos a firmar y beneficiar al Yunque

  3. Gracias por ocuparse de las cosas verdaderamente importantes

  4. Ana Maria fontela 3 meses hace

    queremos la unidad no la división y España es de los españoles

  5. Raul 3 meses hace

    Están ustedes muy equivocados. ¿Se imaginan a un Club de los Viernes en Londres diciendo “Los británicos somos X millones”? No, los mismos ingleses y escoceses reconocieron, de mutuo acuerdo, que sólo los escoceses podrían votar en un hipotético referéndum. Desde Inglaterra todo se ve en su justa dimensión. Deberían ustedes de darse una vuelta por aquí. En este país, la corrupción y el “mamoneo” están también a la orden del día, como en España, pero, por lo menos, existe una cultura democrática que en España ya quisieran. Es de sentido común: si hay una comunidad política (o sociológica, llámenla como quieran) que plantea una consulta, es únicamente esa comunidad la que debe votar en las urnas. Parece mentira que haya que explicar esto a personas supuestamente cabales como ustedes.

    • Pablo Camba
      Pablo Camba 2 meses hace

      hola Raul. No puedo estar de acuerdo contigo. La historia y la legalidad del Reino Unido poco tienen que ver con la de España. Tú mismo das la clave: “reconocieron, de mutuo acuerdo, que sólo los escoceses podrían votar en un hipotético referéndum”. Personalmente estaría de acuerdo que se diese esa negociación
      un saludo

  6. Javier Garcia 3 meses hace

    Más claro el agua!
    Mi abuela tenía una casa, mi padre la heredó y la vendió. Todo legal. Pero era la casa de mi abuela y familia. ¿Se la puedo reclamar al actual propietario? O mejor: ¿puedo entrar en ella y quedármela? ¿Puede el Conde de Barcelona reclamar los mismos derechos que tuvieron sus ancestros?

  7. BENIGNO-LEON 2 meses hace

    ESTOY TOTALMENTE DE ACUERDO CON LA PROPOSICIÓN DE ESTE ESCRITO.

  8. Alfredo 2 meses hace

    El caso de España señor Raul, es como si en Inglaterra un condado hiciera un referendum, para independizarse, por mucho que usted alabe la cultura democrática Inglesa, estoy seguro que no se permitiría, al igual que en EEUU, con una cultura democrática similar no lo permiten en los caso que se han planteado. En el mismo lenguaje se ve la diferencia, usted habla de Inglaterra, cuando quiere decir Reino Unido, sin embargo aquí nunca confundimos Castilla con Epaña.

  9. Sin Ley no hay Democracia.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*