Un pensamiento liberal contra el aborto

Un pensamiento liberal contra el aborto
The following two tabs change content below.
Sergio Marqués

Sergio Marqués

SERGIO JOSÉ MARQUÉS PRENDES (Gijón, 1972)Licenciado en Veterinaria por la Universidad de León. Desarrollo de productos de producción animal para el sector privado.
Sergio Marqués

Últimas entradas de Sergio Marqués (ver todo)

El liberalismo y la defensa de la libertad

El liberalismo, como toda ideología social, mantiene un discurso encaminado al logro de un importante objetivo: minimizar los inevitables conflictos de intereses que puedan surgir entre los distintos actores sociales.

Dicho objetivo se pretende lograr mediante la aplicación y defensa de tres grandes principios: libertad individual, propiedad privada y acuerdos voluntarios.

En este contexto, la libertadindividual se entiende  como ausencia de coacción.

Poco más.

Es a partir de estos tres principios generales, que el liberalismo construye todo su vasto desarrollo argumental.

El pensamiento liberal

En el pensamiento liberal, el Estado se configura como el máximo exponente de la coacción ejercida sobre los distintos actores sociales.

Pero el hecho de que el Estado se vea como el máximo exponente de dicha coacción, no significa que el estado tenga el monopolio de la misma.

Es evidente que existe también la coacción y la violencia ejercida por un individuo o grupo de individuos sobre otros individuos.

Los liberales tendemos a identificar con gran facilidad la coacción estatal, pero no  tenemos esa misma sagacidad cuando bajamos al terreno de los individuos.

Este último es un terreno más brumoso.

La ideología del liberalismo

Así pues, una vez establecidos los tres principios generales y entendida la libertad como ausencia de coacción, podremos hacer uso de todo ello como una horma en la que verificar nuestros posicionamientos,  sean estos de índole moral o económica.

¿Es una determinada posición ideológica liberal?

¿Es al menos compatible con el liberalismo?

Y la respuesta será: Sí, siempre y cuando no contradiga ninguno de los  principios mencionados, o bien: No, en caso de hacerse patente dicha contradicción.

Analicemos ahora si una posición frontalmente contraria al aborto, es compatible con la ideología liberal.

El aborto y ser liberal

Partiremos de la base de que el embarazo no deseado, es consecuencia de un error o un desliz no malintencionado y que por lo tanto la fecundación y posterior gestación, es una consecuencia fortuita e involuntaria de una relación sexual.

Se excluye por lo tanto del siguiente razonamiento todo aquel embarazo fruto de la coacción o violencia sobre la mujer.

Empecemos sobre un caso de posible aborto.

Actores afectados

El primer paso será determinar que actores se ven afectados en una gestación.

Aquí la identificación es sencilla, existen tres actores diferenciados, a saber: el hombre, la mujer y el feto.

Conflicto de intereses

El segundo paso será determinar si existe entre ellos conflicto de intereses.

Y parece evidente que en este caso lo hay, y muy serio.

El feto desea que le sea respetado su derecho a desarrollarse y vivir, mientras los ¿padres? desean que les sea respetado su derecho a no gestar a un descendiente  engendrado de forma no voluntaria.

Obligarles a seguir con la gestación, sería una coacción.

Relación de causa-efecto

El tercer paso es establecer las relaciones causa- efecto.

Dice un conocido aforismo: “La causa de la causa es causa del mal causado”.

La fecundación involuntaria (mal causado) es consecuencia directa de unos actos físicos (causa) ejercidos voluntariamente por parte de dos personas en pleno uso de su libertad de actuación.

Aquí no hay coacción por ninguna parte.

Uso de la libertad

La libertad de decisión y libertad de actuación derivan en un acto físico voluntario.

Otra cosa distinta es que de los actos realizados en uso de dicha libertad, se hayan derivado consecuencias imprevistas o no deseadas por los dos actores adultos.

Y esas consecuencias no deseadas se van a concretar en la aparición de un tercer actor.

Aparición no deseada por ninguno de los tres actores, pero con unos artífices (causantes)  de la misma perfectamente identificables.

El embrión

Y aunque el nuevo actor (embrión) es una consecuencia no deseada de un acto libre, lo que queda meridianamente claro, es que el  embrión no realizó ninguna acción, no eligió , no actuó, no  decidió….. nada.

El embrión es un actor pasivo.

Y sin embargo va a ser sobre este actor pasivo, sobre el que se pretende que debe recaer todo el peso de las consecuencias derivadas de las acciones libre y voluntariamente ejercidas por los actores activos.

Y las consecuencias para el actor pasivo no son menores, consisten ni más ni menos  que en su eliminación física, la realización de un aborto.

Es decir: un actor que no ha tenido ninguna responsabilidad en la cadena de actuaciones, que ha sido colocado por otros en una situación sobre la que el no pudo tomar ninguna decisión,  va a ser el principal damnificado.

Damnificado hasta el punto de ser sacrificado en aras de la resolución de un problema que él no creó.

Las coacciones del estado

¿No les suena?

Son los argumentos que usamos habitualmente los liberales para denunciar las múltiples tropelías y coacciones  que comete el Estado sobre los individuos.

¿Dónde está aquí la ausencia de coacción?

¿Dónde la falta de violencia?

¿Dónde el acuerdo voluntario? …….

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Suscríbete al newsletter del CdV

Si quieres estar al tanto sobre todo lo que se organiza desde las trincheras (actividades, cenas, conferencias, reuniones, etc.), no dudes en suscribirte a nuestro newsletter.

Email
Nombre
Apellidos
¿En qué puedo colaborar con el Club?
Teléfono
Secure and Spam free...