Envíanos un mensaje electrónico a [email protected]

Una aclaración para el Padre Ángel

Una aclaración para el Padre Ángel
The following two tabs change content below.
Diego Barceló Larran

Diego Barceló Larran

Economista, director en Barceló y asociados, exinvestigador senior en IESE Business School (Madrid).
Diego Barceló Larran

Últimas entradas de Diego Barceló Larran (ver todo)

LEER ARTÍCULO COMPLETO EN LIBRE MERCADO

[…] Esa equivocada idea tiene varias consecuencias antisociales. La más grave y paradójica es que, para acabar con la “explotación”, las ideas de Marx y el Padre Ángel acaban por fomentar la mayor tiranía concebible: la de la “propiedad colectiva de los medios de producción”. Lo que se presenta como un paraíso en el que todos los medios de producción “son de todos” es en verdad una situación en la que la vida del individuo se pone en manos de la burocracia estatal. ¿Eran acaso la Unión Soviética y la Alemania nazi paraísos de la no explotación? Ya debería resultar obvio que no. […]

1 Comentario

  1. JOSE ANTONIO PADILLA RIBERO 2 semanas hace

    España es cuna de pensadores ocasionales y presidentes del Gobierno vocacionales con soluciones para todo. Y cuando no entran ideas en sus pequeños-grandes cerebros van e impostan respuestas supuestamente inteligentes trayendo a cuento (o no) algo que les suena, pues, al fin y al cabo, a quienes se dirigen, no le importan sus fuentes ni sus argumentos de autoridad (ya lo dijo el Fénix de los Ingenios, siglo XVI/XVII “Pues lo paga el vulgo, es justo hablarle en necio para darle gusto”).
    Y así tenemos que se dan palos de ciego, que se ven siempre buenos y malos y se dan mandobles a los de siempre: los explotadores empresarios. Tecla de arte de birlibirloque que despierta automatismos idiotizantes pero muy efectivos. Pero lo peor no es que sea así, siendo malo; lo peor es que nunca les entrará en su neurona, algo vaga y diletante (según se ve), a estas alturas de edades perdidas. Ahítas de vacío y despreciando formarse y adquirir el conocimiento necesario para el progreso moral y formal de sociedades sitas en lugares privilegiados, libres y abiertas, como la nuestra, sin entornos exteriores adocenantes ni condicionantes que puedan orientar respuestas simples o tópicas.
    Insistiré hasta la saciedad: EDUQUEMOS BIEN, no idioticemos “cum laude” (Ya lo decía Sabina que “el más tonto de los tontos está en el Congreso”) para sacar al mundo autómatas de tópicos y esponjas de maldades, como estamos hartos de ver estos días en Cataluña. Dos generaciones de allí, del país del Paraíso, perdidas de mentiras y manipulaciones, que salen a la calle a escupirte que eres malo y que te odian por no pensar como ellos.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*