Dios nos libre de los tontos

Dios nos libre de los tontos
The following two tabs change content below.
Antonio de la Hoz

Antonio de la Hoz

Licenciado en Ciencias Empresariales por la Universidad complutense y Cunef. Licenciado en Economia Internacional por la Universidad Complutense. Trabajo como inspector y asesor de inversiones y director de los departamentos internacionales de ABN , Caja Duero y Cajas España, asi como consultor del Icex . Actualmente dirige la consultora Vector, especializada en información, comercio, financiación e inversiones internacionales.
Antonio de la Hoz

Últimas entradas de Antonio de la Hoz (ver todo)

Dicen que la expresión tonto útil la inventó Lenin, o Stalin o alguno de sus cómplices. Otros apuntan a países más cercanos. El dios de los liberales, el economista Ludwig von Mises, hablaba de inocentes útiles, que viene a ser lo mismo, pero pelín más light.

El caso es que tales expresiones definen muy bien a los ingenuos (y también a los «aprovechateguis») que servían en Occidente a los intereses del comunismo, prestándole su cara de buenos chicos demócratas europeos.

Si actualizáramos la expresión para recoger la aportación de Zapatero, tal vez sería lícito hablar simplemente de buenismo, que supone un paso más en dirección al engaño, a la mentira: el de mostrar un rostro amable para proponer el mal.

En nuestros días ha aparecido también la figura del tonto inútil, aquel que hoy, cuando ya conocemos todas las aristas de la barbarie, persiste en un empeño que le convierte en bobo de solemnidad.

Entre los tontos útiles a los que menospreciaba la Unión Soviética, y los tontos inútiles de nuestros días no media un largo trecho. Tan solo la distancia entre la dureza de la comunicación política de principios del siglo XX y el pasteleo terminológico de nuestros días.

Te presento a un tonto perfectamente inútil, el catedrático de Geografía de la Universidad de California, Jared Diamond:

Cuenta Diamond que se divorció y a consecuencia de ello tuvo una crisis.

¿Y qué más?

Pues que aquello le iluminó las entendederas y descubrió que las crisis que atraviesan los países son como la suya, como un divorcio, o así.

¡Hala, a vender libros! (El País, quién te ha visto y quién te ve…)

Y luego de contar su portentoso hallazgo sociológico histórico matrimonial, viene la segunda gran revelación a todos los españoles:

«Ayudaría muchísimo que hubiese un presidente del Gobierno catalán».

Por favor, que alguien le diga a Aprovechategui Diamond que acabamos de darle la patada a Rivera precisamente por lo poco que ayudaba.

Me queda una duda: este tipo no se estará proponiendo como mediador internacional para el «conflicto» entre España y Cataluña, ¿verdad? ¿O sí?

«Aprovechateguis», la última expresión del sinvergüenza contemporáneo.

De los tontos de derechas

El Partido Socialista ha gobernado España durante 21 años, más los meses que lleva Sánchez en Moncloa. El Partido Popular ha gobernado España durante 15 años.

El PSOE ha conseguido empapar a una gran parte de la sociedad española de sus ideas y valores, estuviera en el Gobierno o en la oposición.

El PP no. ¿Acaso porque ha gobernado menos años que los socialistas?

En Absoluto. Quince años son muchos años, mucho tiempo para cambiar cosas.

Pero el Partido Popular nunca ha querido cambiar las cosas. Solo las ha querido administrar mejor que el PSOE.

«El poder no consiste sólo en dirigir un Gobierno; se trata de mover a la vez todos los complejos mecanismos de influencia que rigen en el mundo moderno. La propaganda, la educación, la jerarquía de valores y modelos, la hegemonía cultural… los poderes blandos y los duros alternados con determinación y sin miramientos. El poder como un despliegue de control a tiempo completo sobre un mapa social híbrido, poliédrico.» (Ignacio Camacho: Cuaternario)

Dios nos libre de los tontos de la derecha.

Y de los sinvergüenzas de la izquierda

Sean en modo chorizo o en modo «voy y convoco elecciones otra vez«.

¿Qué queda de la sentencia de los ERE, transcurridas 90 horas de su publicación?

Porque sigo viendo titulares sobre los casos Gürtel y Púnica, pero la sentencia que se anuncia como el mayor caso de corrupción de la Historia está desapareciendo a velocidad supersónica.

Otro «logro» que le debemos a los tontos a la derecha.

Qué paciencia, ¿verdad? Convivir con tanto cobarde. O con tanto heredero de corrupciones pasadas.

Si el pasado pesa tanto en los dirigentes del actual PP, por favor, ¿podrían marcharse a casa y dejar que quienes tengan la mochila aseada les sustituyan?

En cuanto al PSOE, que a su pasado golpista y criminal suma hoy su corrupción económica y política y su deriva extremista y nacionalista, es una excelente máquina de hacernos tragar mierda.

«El Psoe es un eficaz mecanismo de intoxicación. Al margen de los asaltos a la democracia protagonizados por el terrorismo nacionalista (ETA, el 23-F y el Proceso), los socialistas han protagonizado los dos grandes escándalos políticos de nuestra época: el GAL y los ERE. Y sobre dos de sus gobiernos se cierne una grave sombra de ilegitimidad: lo que hicieron el Psoe entre el 11 y el 14 de marzo de 2004 y el 1 de junio de 2018 no resiste fácilmente una auditoría moral. Desde 1977, el socialismo ha gobernado durante más años que la derecha y a diferencia de la derecha y de lo que queda a su izquierda no ha sufrido refundación alguna. Su capacidad de intoxicación no es, obviamente, la única causa de su hegemonía. Solo la principal.» (Arcadi Espada: ¡Ere!)

¿Recuerdas el párrafo de más arriba sobre en qué consiste el poder? El problema no es solo un PSOE que puede hacer lo que quiera y tantos ciudadanos se lo perdonarán siempre.

Lo peor es la charca que ha creado y que ha terminado contaminando todas las esferas de la vida pública. Empezando por la Justicia.

Recuerda Arcadi Espada un dato relevante:

  • La exconsejera de Turismo de la Comunidad Valenciana, Milagrosa Martínez (PP), fue condenada a nueve años de cárcel por el sobrecosto de unos 250.000 euros en la adjudicación ilegal de un pabellón turístico.
  • A Griñán (PSOE) le han condenado a seis años por malversación (sustraer o permitir que un tercero sustraiga dinero público) y prevaricación. Y la sentencia habla de 680 millones de euros.

Entender de números

Cuando empezaron a marearme con los números del choriceo PSOEcialista en Andalucía me di cuenta de que no entendía la cifra: ¿cuánto es 680 millones de euros?

Ni idea. Sé qué es el euro que puede llegar a costar una barra de pan, o los 1.000 de una nómina no muy allá, o los 8 o 9 mil euros de algunos coches. Pero 680 millones…

  • Las diputaciones provinciales de toda España cuestan 600 millones de euros al año.
  • 600 millones de euros equivale al incremento total del gasto destinado a los funcionarios de toda España en los presupuestos de 2018, que están todavía en vigor.
  • La cantidad prevista en el proyecto de Presupuestos Generales del Estado de 2019 destinada a la infancia más vulnerable es de 600 millones de euros.
  • La cantidad en que se redujo la inversión de I+D+I (investigación, desarrollo, innovación) a causa de la crisis de 2008 fue de 600 millones de euros.
  • La cifra que destina España a los programas espaciales de la Agencia Espacial Europea asciende a 600 millones de euros.
  • A consecuencia de la crisis económica, España redujo su presupuesto de Defensa en 600 millones de euros.
  • El Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades destina 600 millones de euros este año al «Programa Cervera», para financiar proyectos de innovación liderados por pequeñas y medianas empresas y centros tecnológicos.
  • España gasta al año 600 millones de euros en extinción de incendios forestales.

Estas son algunas de las cosas que se pueden hacer con la cantidad robada por el PSOE solo en Andalucía.

Y luego de traducir 600 millones en cosas que uno pueda entender, me dio por traducir los euros a pesetas.

Más de ciento trece mil millones de pesetas. Eso es lo que ha robado el PSOE solo en Andalucía: 113.142.480.000 ptas.

Y seguimos sin salir a la calle…

De los medios de comunicación in-dependientes

Líbrenos también Dios de esos medios de comunicación tan corrompidos como los partidos a los que representan.

«El diario El País ha sido el agente nuclear de la intoxicación. Hoy es un triste espectro de sí mismo, pero atender a sus ínfimos editoriales sigue teniendo utilidad. Al fin y al cabo solo se ha puesto a la altura de su tiempo. El diario que imprimió 169 portadas contra un hombre que se había comprado cuatro trajes tuvo ayer el cínico interés de señalar, en referencia a los condenados por los ERE, que «mientras no haya sentencia firme incumbe a todos cumplimentar la presunción de inocencia de los condenados en primera instancia». El diario que no levantó ni una vocecilla contra la utilización del párrafo falsario e indigno de una sentencia judicial –¡no firme!– para apartar de su cargo a un presidente se aprestó a subrayar ayer que «la Audiencia no ha condenado a unas siglas, sino unas conductas y redes clientelares». Y todo ello cosido a la intoxicación principal: que nadie se metió dinero en su bolsillo ni en el de su partido.» (Arcadi Espada: ¡Ere!)

Líbranos de los derechos humanos relativos

Dios nos libre de los derechos humanos que dependen de quién los invoca. Es decir, los derechos humanos a la carta: para este sí, para aquel no.

Como puedes apreciar, estos de Amnistía Internacional (jamás hubo nombre tan inadecuado para actividad tan sectaria) no intentan ponerse el disfraz buenista. Son basura partidista en estado puro.

Si el protagonista eres tú…

Si eres de los que creen que la política no es la actividad propia del político sino del ciudadano. O sea, tuya y mía.

Si crees que actuar e influir en la política de tu país es tu derecho y tu responsabilidad.

Si no te crees en absoluto que la democracia consista en votar de vez en cuando.

Y si además tenemos por delante un fin de semana lluvioso, sin salir demasiado de casa… esta es la lectura que te sugiero con especial entusiasmo:

QUE OTROS NO DECIDAN POR TI: HACER POLÍTICA EN LA ERA DE LA POSVERDAD

No te lo recomiendo porque lo hayan escrito dos amigos a los que aprecio y admiro, sino porque me parece una estupenda herramienta para entender cómo podemos cambiar las cosas en nuestro país desde la base, desde la óptica de los ciudadanos, desde nuestros intereses, no desde los intereses de los partidos.

Uno de los autores, Carlos Beltramo, apunta al respecto de este libro:

«La derecha está desmovilizada crónicamente, creyendo que la democracia es votar y que los políticos resuelvan todo, como lo haría un fontanero frente a una fuga. Esto no es así y la izquierda lo sabe. Este libro desvela algunos de los mitos que limitan la participación política de la derecha y da consejos para que nos animemos a defender nuestros derechos en la esfera pública, ocupando inteligentemente los espacios necesarios.»

Pues eso, inteligencia, estrategia y acción eficaz para defender nuestros valores. Si te apetece contagiarte de todo ello te dejo un correo electrónico donde podrás adquirir el libro, del que apenas quedan ya ejemplares. Puedes solicitarlo en hazteoir@hazteoir.org

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.