¿En qué momento se había jodido el Perú?

¿En qué momento se había jodido el Perú?
The following two tabs change content below.
Roberto Hernández Granda

Roberto Hernández Granda

Periodista y guionista. Portavoz de @CooficialidadNo y miembro de la Junta Directiva del @clubdeviernes. Escribiendo que es gerundio.
Roberto Hernández Granda

Últimas entradas de Roberto Hernández Granda (ver todo)

Suele existir una delicada relación entre el escritor, su obra y sus opiniones políticas.

No todos consideran necesario adquirir el compromiso intelectual de posicionarse sobre el estado de las cosas. Algunos son unos admirables creadores de ficciones, pero cuya producción literaria no se ve acompañada de un compromiso social. También los hay que camuflan son limitadas capacidades artísticas con una furibunda y exagerada militancia política, y acaban más preocupados en escribir tuits incendiarios y controvertidos que en pergeñar novelas.
En ese sentido, Mario Vargas Llosa es de los autores que, de un tiempo a esta parte, se han posicionado a favor de la libertad, pagando el incómodo aunque asumible peaje del odio de aquellos que braman cegados siempre por prejuicios y sesgo ideológico, que desprecian todo lo que ignoran y además, por la fuerza de la costumbre, descalifican a quien no se adquiera a ciertos mantras inoculados en una parte de la sociedad que se ha rendido sin reservas al marxismo cultural.
Como muchos otros que hicieron ese mismo viaje redentor, Vargas Llosa comenzó militando en el potente comunismo latinoamericano, hasta que las atrocidades liberticidas de la revolución cubana le hicieron colgar los hábitos de la fe del hombre nuevo.

Tras una fecunda carrera repleta de obras memorables y alguna que otra mediocridad tediosa, plasmó un repaso a su vida intelectual en “La Llamada de la tribu”, como un homenaje también a los pensadores que le ayudaron a clarear su mente y poner en orden las ideas que ahora mecen a un liberal convencido, de los de verdad: que argumenta de palabra contra el nacionalpopulismo y a su vez trata de hacer entender que el fanatismo religioso no es compatible con el humanismo secular ni con las democracias modernas, y éstas sólo adquieran su máxima expresión si disfrutan de un sistema laico.
Por eso resultan tan delirantes los ataques de los talibanes izquierdistas falsamente tolerantes, esos tarugos guardianes de la moral, inquisidores del siglo XXI, que ven en Mario una especie de ultraderechista peligroso. Calumnias incomprensibles nada menos que hacia el hombre que escribió una de las novelas más crudas y hermosas contra los excesos del autoritarismo y la dictadura en ‘La fiesta del chivo’. Que vio su Perú natal devastado por las políticas populistas de Alán García y fue vilipendiado por un personaje tan grotesco como Alberto Fujimori, cuando el futuro Nobel se postuló a Presidente de su país en 1990. No es fácil pelear por un entorno libre de corrupción y prohibiciones. Nacionalizado español, Mario Vargas Llosa es testigo de un cambio cultural, que castiga la diversidad de opiniones, cercena la libertad de expresión y se desliza cada vez más hacia el totalitarismo de izquierdas que tan bien conoce y del que alerta.

¿En qué momento se jodió el Perú? Es la pregunta que se lanza desde “Conversación en la Catedral” como un interrogante retórico. Eso mismo, aplicado en España, parecería un frío presagio y una tentación, la de cambiar el Perú del ochenio de Manuel Apolinario Odría por este país ibérico donde la ineptitud de los gobernantes y la mala fe de los secuaces parecen ir envileciendo la vida entera.

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.